martes, 21 de octubre de 2008

SGCI 0081 NP23O - 09:22:17 - 102308

Las 200 palabras de Novelpol.
http://blognovelpol.blogia.com/2008/100204-las-200-palabras-de-novelpol.php
El Espejo.
Apuró una última calada al cigarrillo sin filtro que sostenía distraídamente entre sus dedos mientras observaba desde el sillón de skai verde petróleo, con una mezcla de vanidad y repugnancia, el efecto que el parpadeo del luminoso del local a pie de calle causaba en aquellas largas piernas reflejadas en el espejo de la puerta abierta del armario, desnudas. Apagó la tagarnina -lo que quedaba de ella- espachurrándola en el foso del cenicero caparrosa de Cinzano y se puso en pie. En el ambiente, el humo se mezclaba con el olor a rancio y la humedad de aquel infame cuartucho, y lo único que se escuchaba era el tintineo de la cadena del ventilador del techo golpeando a cada vuelta de aspas contra el latón de la cazoleta, justo encima del catre sobre el que yacía su última víctima. Se acercó a la ventana de guillotina y levantó una cuarta la hoja inferior.
Tomó una ducha, sin prisas; prefirió secarse al aire antes que usar una de las nauseabundas toallas del hostal.
Terminó de vestirse.
Echó un último vistazo a su alrededor sin detenerse apenas en el cadáver; abandonó la habitación, y la estela de sus piernas dejó tras de sí el eco de sus zapatos de tacón.

5 comentarios:

Sielitolindo dijo...

¿Es tuyo Gu? Me ha encantado, de verdad, me gusta mucho el ambiente, tiene cierta atmósfera... me recuerda, no sé por qué, a la época que me daba por escribir a lo Edgar Allan Poe...

Un besote

Vane

Anónimo dijo...

Magnífico. Un estilazo.
Rigoletto

Anónimo dijo...

Te ha salido de lujo. Mientras lees crees que es un hombre, y sólo al final descubres que es una mujer, pero mi duda es si las piernas que ella ve en el espejo son las suyas o las de su víctima en la cama.
Sergio.

SGCI. dijo...

Vanessa: te animo a que escribas tu relato y lo envíes a Novelpol. Hay algunos buenísimos.
Rig O´letto: celebro comprobar que aún no han dado contigo...
Sergio: tú mismo.
Gracias a todos, especialmente a Jesús Lens que lo leyó primero y me dió el V.B.

Bomarzo dijo...

Mis felicitaciones.