miércoles, 17 de diciembre de 2008

SGCI 0100 EF17D - 10:14:00 - 121708

Cabezas grotescas. Leonardo da Vinci. Castillo de Windsor. Reino Unido.

Un día antes de comenzar el Curso, recibió la noticia de que las cabezas se encontraban retenidas en el aeropuerto. Al final, la empresa logró superar los trámites burocráticos de la Aduana y proporcionar a tiempo las 13 cabezas. Casi todo resultó como J. esperaba. A última hora tuvo que hacerse cargo personalmente de una de ellas. La recogió y la guardó en su mochila. Circuló alrededor de 20 minutos transportando una cabeza humana en el asiento del copiloto de su coche. Cuando llegó, la sacó de su mochila y la colocó junto con las otras 12 cabezas aunque en un lugar ligeramente más destacado.
Al llegar a casa, dejó la mochila en la terracilla del lavadero, apoyada en la secadora. Al verla, M. preguntó qué hacía ahí la mochila. J. le explicó que había transportado en ella la cabeza nº 13, la que era para A. y concluyó que habría que lavarla, ¿no?

6 comentarios:

Bomarzo dijo...

Grotesca e interesante historia, con su esperpéntico e hispano punto, y algo de surrealismo.
Jejeje.

Nefer dijo...

Qué macabro! transportando cabezas por ahí, como la Lucille de "Locos en Alabama"... genial.

Besillos

SGCI. dijo...

Real como la vida misma. Lo más asombroso es que J. pretendiera lavar la mochila después de todo. Pudiendo usar una bolsa del Dani, a quién se le ocurre...

Jesús Lens dijo...

A mí me recuerda a "Quiero la cabeza de Alfredo García". Bueno, bueno, chacho.

Lía Vega Erao dijo...

Interesante... besos nazaríes.

Anónimo dijo...

Siniestro y estimulante. Que no vea yo las mochilas de mis hijos en el lavadero.
Un abrazo,
Rigoletto